Este sitio utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario y para lograr estadísticas de audiencia.
AceptoMe niego a aceptarPara saber más sobre el tema
en fr
en fr
Menu

¿Cómo protegerse contra el fraude y la usurpación de identidad con el nuevo documento nacional de identidad?

Documento Nacional de Identidad para luchar contra el fraude y la usurpacion de identidad

Para 2021, unos 150 países tienen previsto implantar pasaportes electrónicos con características de alta seguridad y más de 70 países ya han implantado un documento de identidad electrónico.
A nivel europeo, algunos países ya están equipados, pero Asia y África son los más avanzados en este campo con programas de adopción de tarjetas de identificación electrónica en marcha desde 2016.

Francia fue uno de los últimos cinco Estados miembros de la Unión Europea que no contaba con este medio.
El documento nacional de identidad electrónico (CNIe), lanzado a principios de marzo en la región francesa de Oise como experimento, se generalizará en Francia el 2 de agosto. Con una validez de 10 años, esta tarjeta contendrá un chip electrónico con diversos datos de identidad, así como un 2D-DOC, un sello electrónico visible firmado electrónicamente para combatir los riesgos de fraude documental y robo de identidad. ¿Por qué este cambio?

 

¿Por qué la lucha contra el fraude documental es ahora una necesidad?

 

El fraude documental se ha convertido en la tercera industria delictiva del mundo y cuesta a la economía mundial miles de millones de dólares cada año. Con Internet y el registro de clientes a distancia, el fraude de documentos en línea ha aumentado. En Francia, entre el 3 y el 6% de los 10 millones de documentos de identidad emitidos cada año por el Estado (pasaportes o documentos nacionales de identidad) son supuestamente fraudulentos. Hoy en día, esto representa un riesgo tanto para el consumidor como para la empresa en cuestión. ¿Qué tenemos que combatir hoy en día en términos de fraude?

En los sectores bancario y gubernamental, existe un riesgo muy elevado de fraude documental, especialmente en una situación de creación de cuentas a distancia. Según la ministra delegada del Ministerio del Interior, encargada de la Ciudadanía, Marlène Schiappa, más de 33.000 franceses son víctimas de robos de identidad cada año.

En 2019, el fraude de identidad supuso casi 45.000 denuncias o hallazgos realizados por las fuerzas de seguridad, es decir, el 1,19% del total de delitos registrados a lo largo del año.
Con la pandemia de Covid-19, estas cifras están lejos de haber disminuido, al contrario.

El desarrollo de los servicios en línea ha creado un nuevo mercado para los estafadores, cuyas técnicas evolucionan constantemente. Una vez robada la identidad, pueden llegar muy lejos y realizar numerosas acciones fraudulentas durante un largo periodo de tiempo. Y a veces es muy difícil para las víctimas demostrar que su identidad ha sido robada. Además de ser una carga para los particulares, los daños causados por el fraude documental en Francia se estiman actualmente en 20.000 millones de euros. Estas cifras confirman que estamos ante un fenómeno de masas, que repercute en todo nuestro ecosistema: la empresa, el ciudadano y el Estado.

El papel de la empresa es ahora proteger a sus clientes contra los daños morales y financieros causados por el fraude documental y protegerse a sí misma contra las pérdidas financieras. Y esto requiere, entre otras cosas, la implantación de una solución de verificación de identidad fiable y segura, integrada en el proceso de conocimiento del cliente.

El nuevo documento nacional de identidad es un gran avance si lo comparamos con el documento actual. Hoy en día, los defraudadores dominan perfectamente el DNI actual y saben cómo falsificarlo o reproducirlo. El nuevo documento tiene nuevas tecnologías y componentes difíciles de falsificar, pero ¿cuáles son?

Nuevo documento de identidad francés: ¿qué novedades hay?

 

Del tamaño de una tarjeta de crédito, esta nueva generación de tarjetas de identidad incorpora numerosos avances en materia de protección contra el fraude.

En primer lugar, la tarjeta está protegida por dos huellas dactilares y una fotografía del titular en un chip seguro que combatirá eficazmente el robo de identidad.

También incluye un criptograma y un 2D-Doc (sello electrónico visible (CEV)). El 2D-Doc es un código de barras bidimensional que lleva la información clave del documento (apellido, nombre, sexo, número de identidad, nacionalidad, país).

Esta información está bloqueada por una firma informática, que garantiza la identificación del titular y la integridad de los datos del documento. Esta solución, inventada en 2011 por ARIADNEXT y la ANTS (Agence Nationale des Titres Sécurisés), lucha eficazmente contra el fraude documental protegiendo en origen los datos sensibles y la información clave del documento.

Nouvelle Carte Nationale d'Identité Electroniquenie

Para reforzar la protección de este documento, los expertos de la ANTS han mejorado la nueva tarjeta electrónica con un fondo seguro que contiene símbolos que pueden verse con una lupa y que se extienden por los bordes transparentes de la tarjeta, un dispositivo holográfico de nueva generación y una imagen cambiante en la fotografía. Por último, la fecha de caducidad que figura en el reverso de la tarjeta permite verificar que la imagen del titular no ha sido alterada.

 

¿Cómo contribuirá el DNI electrónico a una mayor fiabilidad de los datos personales?

 

Además de los controles habituales de lectura mecánica realizados mediante OCR (reconocimiento óptico de caracteres), el nuevo documento de identidad electrónico con chip podrá ser escaneado de forma fiable y segura por todas las soluciones que actualmente ofrecen lectura NFC a distancia. NFC, o Near Field Communication, es una tecnología sin contacto que permite el intercambio de datos entre dos dispositivos compatibles. Esta tecnología permite verificar los datos, que se hacen infalsificables mediante procesos criptográficos.

Esta verificación puede complementarse con la lectura del sello electrónico 2D-Doc visible. Los proveedores equipados con un lector de códigos de barras 2D podrán verificar los documentos de identidad suministrados, en masa y a distancia, y así garantizar que la información está intacta y que el documento no ha sido alterado. El control de este CEV es muy sencillo (si se conoce la tecnología).

Todas estas comprobaciones garantizan la integridad del documento proporcionado. Un último paso es posible para las instituciones que necesiten utilizar una vía de PVID que requiera un paso de verificación manual. Este proceso verificará manualmente el fondo seguro de la nueva tarjeta de identificación (con los símbolos visibles con una lupa que se extiende sobre los bordes transparentes de la tarjeta), o el dispositivo holográfico y la imagen cambiante en la fotografía.

Finalmente, se pretende que el nuevo DNI sirva como soporte para acceder a servicios públicos o privados que requieran una sólida identificación online, y así allanar el camino hacia la identidad digital regia, en la que el Ministerio del Interior lleva trabajando desde 2018.

¿Quiere saber más?

Estaremos encantados de hablar de su proyecto.

Compartir esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Artículos relacionados

¡Síganos!